Un software de recursos humanos para toda la empresa


21 Aug
21Aug


La gestión de personas se ha convertido en un área estratégica para cualquier empresa en la actual era del talento, trascendiendo divisiones departamentales y adquiriendo una dimensión transversal. Sin embargo, la tradicional estructura organizativa, dividida en áreas funcionales con responsabilidades muy marcadas y procesos excesivamente rígidos, dificulta que esta importante parte de la gestión empresarial alcance todo su potencial. En ese contexto, la tecnología ha llegado para ayudar a los recursos humanos a romper con esos silos administrativos y empezar a hacer aquello para lo que realmente están concebidos: ayudar a todos los estamentos de la empresa a lograr sus objetivos.


Herramientas de gestión como OpenHR son capaces de escalar la gestión de personas a todos y cada uno de los miembros de la organización, convirtiéndose así en facilitadores de soluciones para la totalidad de los departamentos. En otras palabras, proporciona instrumentos de recursos humanos y concebidos desde recursos humanos, pero que pueden ser aplicados con éxito por toda la compañía sin necesidad de pasar el filtro previo de los responsables del área de gestión de personas.  


Un software como OpenHR no le pide a nadie el DNI de gestión de personas para que pueda beneficiarse de sus prestaciones, ni exige un master en la materia para dar acceso a su uso. Gracias a la aplicación, la función se democratiza, lo cual tiene innumerables ventajas en términos de flexibilidad, agilidad y eficiencia para la compañía. Otra derivada de esta forma de abordar el talento de la organización es que se reparte la responsabilidad, que de esta manera deja de ser patrimonio exclusivo de los integrantes del departamento de Recursos Humanos, llegando por capilaridad a quienes realmente tienen interacción directa con cada uno de los colaboradores, sus jefes directos, y a los propios empleados. 


Este nuevo planteamiento no pretende despojar a los profesionales de recursos humanos de sus funciones. Al contrario, el aporte de valor del departamento crece exponencialmente, así como también lo hacen el alcance de sus políticas y su grado de influencia sobre la marcha del negocio. A ojos de la organización, recursos humanos abandonan paulatinamente su imagen de meros gestores de nóminas para convertirse en impulsores de valor y de soluciones reales para problemas reales del día a día. 


Sobre el terreno

Hay múltiples ejemplos de cómo la digitalización puede ayudar a operar este cambio. La ventaja de las herramientas tecnológicas de recursos humanos es que, al estar dirigidas a personas, en realidad pueden aplicarse a casi todos los ámbitos. Pensemos en las encuestas. Originalmente, esta funcionalidad está concebida para que recursos humanos conozca el clima de la organización. Pero con unos pocos ajustes, esta herramienta en realidad puede ser de gran utilidad para cualquier departamento. Con ella, un director comercial podría, por ejemplo, medir la eficacia de una campaña lanzando una pequeña encuesta entre sus comerciales para interesarse por cuestiones como el grado de aceptación de los clientes, la eficacia de las promociones o el número de incidencias. 


Soluciones en APP como la de OpenHR facilitan también un canal de comunicación interna que puede ser parametrizado para cada uno de los departamentos o equipos de trabajo. De esta forma, se ven beneficiados aspectos como el trabajo colaborativo o en remoto. Estas soluciones son especialmente indicadas para empresas en las que hay diferentes sedes o en aquellas en las que gran parte del staff son freelances, teletrabajadores o personal técnico o de consultoría que pasa buena parte de su jornada en la sede de los clientes.  


El intercambio de conocimientos también se ve incrementado significativamente y aumenta la capacidad de reacción ante posibles eventualidades. Otra ventaja: el estar la información más visible y actualizada para todo el mundo, los flujos de trabajo avanzan con mayor fluidez y aumentan su eficacia. Por ejemplo, una ausencia o una baja médica puede ser comunicada de manera instantánea por el propio interesado y su superior directo estar al tanto mediante una alerta. La eliminación de pasos fronterizos entre departamentos facilita que numerosos procesos se simplifiquen de forma exponencial. Por ejemplo, desde la APP de OpenHR cualquier empleado de la organización puede digitalizar y enviar al departamento financiero sus tickets de gastos, agilizando enormemente la gestión de los mismos. 


De esta forma, los miembros de cada departamento asumen responsabilidades individuales en cuanto a la comunicación de su desempeño, y los responsables ganan en control y visión general. Todo ello redunda en una mayor productividad. 


Más participación y compromiso

Está demostrado que la apertura de canales de comunicación bidireccionales estimula la participación de los empleados. Nuestras experiencias sitúan el nivel de participación en un 90%, lo cual es indicativo de que al margen de sus ventajas operativas, estas herramientas digitales cumplen también una importante función como elementos integradores y generadores de motivación y compromiso. 


Dos de las claves del éxito de participación son la utilidad y la facilidad de manejo. OpenHR ofrece una gran versatilidad de funciones y utilidades. En ella hay cabida para tablones de anuncios, chats o repositorios con todo tipo información y formatos: hojas de cálculo, videos, imágenes… Todo personalizable y con un sistema de habilitación de permisos que facilita que cada información llegue exactamente a quien tiene que llegar. 


Por último, la digitalización se convierte en un elemento tanto de fidelización como de atracción de talento. Y es que el primer paso para atraer talento comienza por crear talento desde dentro de la empresa. El talento llama al talento. Y para crearlo, es fundamental estimular una cultura de comunicación interna, transparente y participativa. Una cultura en la que las personas no se sientan como meros números que ejecutan de instrucciones. Sino como profesionales valorados que forman parte de algo importante. Como personas que tienen mucho que decir y cuya opinión importa.