¿Por qué los conceptos de "reskilling" y "upskilling" se han convertido en tendencia a día de hoy? Los expertos en Recursos Humanos, los nuevos educadores de la empresa actual


03 Feb
03Feb

Decía Paulo Freire, que la eduación es un acto de amor, y que, por ese mismo hecho, se convierte en un acto de valor puesto al alza. La educación es el primer medio a través del cual las sociedades se reproducen. Nada, ni si quiere la economía por sí misma, serviría para que nuestras formas de organización perviviesen de una a otra generación. Todas las normas, los conocimientos, las habilidades que hemos ido adquiriendo con el paso del tiempo se transmiten de cultura en cultura, y entre miembros de la misma. Cultura no es otra cosa, por tanto, más que la manera que tenemos como seres humanos de adaptarnos al medio en el cuál vivimos. Solucionar problemas, desarrollar nuevos métodos de interacción con el medio social, todo ello forma parte de la posibilidad de ser de la educación. 

La educación se presta de esta manera a ser considerada el pilar imprescindible de nuestra sociedad sin el cuál seríamos incapaces de poder adaptarnos a las circunstancias. Es entonces cuando en épocas donde los cambios son el patrón del día a día, y la volatilidad la esencia del momento, la educación y el aprendizaje resurgen con fuerza para recordarnos una vez más el papel que han desempeñado en la historia, sirviéndonos a su vez como aviso en una época como la nuestra, en la cuál la transformación digital media en nuestras formas de interacción social. 

Llegan muchos informes y boletinos estos primeros días del año analizando el tema del cultivo de la felicidad y el confort del empleado en el puesto de trabajo. Es a raíz de todo esto que surge la pregunta: ¿eligen los jóvenes la profesión que más les entusiasma para el futuro? Todo hace indicar que no, y una de las razones que podríamos esgrimir es la falta de preparación que poseen las generaciones nuevas para los tiempos que vendrán. O en otras palabras, ¿está la futura fuerza laboral preparada para afrontar la Transformación Digital que ya tenemos encima? De ahí la necesidad de contar con un plan educativo y de aprendizaje que involucre no sólo a los profesores y maestros comprometidos con las primeras etapas de nuestra educación, sino a posteriori con los profesionales de los departamentos de Recursos Humanos que cumplen si no en su totalidad, al menos sí en determinados aspectos, la labor de educadores en las organizaciones. 

Alinear, desarrollar y gestionar el talento, tal vez se encuentren dentro de las principales funciones que los RRHHs se han arrojado en los últimos años, coincidiendo con el inicio de una época de entornos difíciles de manejar donde la velocidad predomina como esencia del sistema. Pero más allá de toda palabrería discursiva, el reto a los RRHHs ya está dispuesto, siendo ahora el momento de que estos ensañen metodologías que afronten sin miedo las nuevas tendencias (Big Data, Inteligencia Artificial, Machine Learning,...) que se sitúan a la vanguardia del mercado actual. 

En la capacitación de habilidades formales y comunicativas del trabajador dentro de los nuevos entornos VUCA puede hallarse una idea de adaptación al medio social que nos permitiría seguir sobreviviendo laboralmente. Saber adaptar a los empleados para cubrir futuras necesidades relacionadas con el talento, permitiría a la organización dejar atrás prácticas de despido y contratación según exigencias de mercado y de la empresa. Muchas otras organizaciones profundizaban en el aprendizaje de sus trabajadores con el fin de reafirmar su lealtad con la empresa y convertirlos en embajadores de la marca. Tal vez este no sea un mal inicio, pero las circunstancias se han modificado hasta tal punto que puede llegar el momento en el que no esta solución sea insuficiente a la hora de hacer frente a los retos actuales. 

En la nueva idea de reentrenar a los empleados se basan los conceptos de “Reskilling” y “Upskilling”. 

Podríamos definir el Reskilling como la implementación de ciertas habilidades potenciales que necesitará un trabajador para desempeñar un rol distinto al que venía desarrollando, a veces de más nivel. En este caso, además se utilizan herramientas de diseño para que el colaborador realize su trabajo de manera correcta teniendo en cuenta los agentes tecnológicos involucrados en dicho proceso. En otras palabras, es el proceso de reciclaje profesional que la empresa desarrolla en torno a la figura de dicho empleado. 

Para otra de las cosas que las compañías se están preparando es para la puesta en marcha de los métodos “Upskilling”. Al contrario que ocurre en los procesos de Reskilling, en este concreto la emprea se involucra en el entrenamiento del empleado pero manteniendo el mismo rol que hasta el momento, sin que tenga que cambiar necesariamente de puesto de trabajo. Para ello es fundamental determinar las habilitades que necesitará un colaborador en el futuro para poder seguir desempeñando el mismo rol en ese puesto de trabajo.