Cinco beneficios del trabajo flexible


04 Nov
04Nov

Hablar de gestión en la empresa es hablar de cambio y transformación. La velocidad con la que los cambios tecnológicos han transcurrido en los últimos años evidencian el carácter moldeable de una realidad al que las empresas deben saber adaptarse si quieren evolucionar y obtener éxito (siendo conscientes, además, de que los retos actuales involucran igualmente al departamento, al individuo, y a la organización en conjunto).  

Este proceso de transformación puede hacerse demasiado complejo si las empresas no son capaces de adaptarse a estas nuevas necesidades que se están creando y que impactan en las relaciones entre la empresa y el cliente o el trabajador y la organización. Un buen ejemplo de estos cambios que se están produciendo reside en el proceso que se desarrolla entorno a la cuestión del trabajo flexible. Un proceso que solo puede tener éxito si los directores y responsables asumen determinados preceptos que permitan guiar su negocio hacia el éxito. Los siguientes enunciados nos pueden ayudar a reflexionar sobre esos aspectos a tener en cuenta o sobre los que hay que actuar para alcanzar notoriedad y prestigio. 

  1. Mejoras en la calidad de la contratación

Uno de los puntos esenciales es que la empresa sea capaz de expandir sus nichos de contratación para posibilitar que pueda acceder a trabajadores con mayores capacidades que pongan su talento al servicio de la organización. De esta forma, la empresa abre las puertas a una serie potencial de trabajadores que poseen habilidades que hasta el momento no se encontraban dentro de la estructura empresarial.

  1.   Evita en lo posible los cambios de horarios. 

El disponer de tiempo libre, el ser respetado por el empleador y el resto de los empleados, el saber qué día de la semana vas a tener libre… todas esas cuestiones son muy valoradas por el empleado, y deben tenerse en cuenta a la hora de crear los horarios de trabajo. 

  1. Desarrollar las estrategias necesarias para fortalecer el carácter de los trabajadores.

Cuanto más crece la competencia por los trabajadores, más aumenta la oferta de beneficios deseables para los empleados. El trabajo flexible es un de los opciones que las empresas manejan para que el trabajador alcanzen un nivel de felicidad y satisfacción con los que poder afrontar mejor cualquier reto. 

  1. Destruir las estructuras “unipersonales”

La obsolecencia de las antiguas estructuras empesariales basadas en el control y el mando de una única figura al frente del organismo, ha dado paso a nuevas formas de organización centradas más en la confianza y en el compromiso de todo el equipo.  

  1. La confianza y sus beneficios. 

A raíz de estas cualidades resaltadas en el epígrafe anterior, se hace menos necesario mantener a los trabajadores bajo un mismo techo, en un mismo lugar. La expansión de la empresa va unida a esta nueva mentalidad que el empresario puedo inculcar a la estructura de la sociedad.